Contra la apatía y la soledad

Rescatar del aislamiento a un adulto mayor es difícil cuando la sensación de soledad va acompañada de apatía (ausencia de pasión), es decir, de falta de motivación para iniciar algún movimiento corporal, afectivo o intelectual. El apático no se interesa en ir a ningún sitio ni en ver a nadie, no propone, no busca. Aunque no tenga impedimentos físicos para actuar, hay que suplicarle que se mueva o que haga cualquier cosa. Lo mismo sucede con las emociones y los pensamientos: pareciera que no surgen espontáneamente. Y cuando aparecen, son endebles y no perduran.Si se le pregunta al apático ¿Por qué no platicas? responderá –No se me ocurre nada. -Pero ¿qué sientes? -Nada, no sé. -¿Quieres venir conmigo de compras? –Si quieres, a mí me da lo mismo. En una reunión social no participará casi, y tal vez diga me aburro. Tampoco logrará interesarse en una película, en un libro o una revista acordes a su nivel de instrucción. No está triste, ni parece importarle su estado, pero quienes conviven con él se desesperan al verlo siempre impasible.

En adultos mayores, la apatía suele contarse entre los signos de la demencia o la enfermedad de Parkinson, o aparece después de un accidente vascular cerebral. Pero también la vemos en personas jóvenes que sufren depresión o esquizofrenia.  Apatía y depresión no son lo mismo, aunque pueden coexistir. Así, el melancólico sufre su apatía y se queja de que ya no siente las cosas como antes, de que está vacío por dentro, de que no logra sostener un esfuerzo.  En menor grado, encontramos apatía en esas personas sanas que, en contra de sus propios intereses, no se deciden a buscar trabajo o a completar sus estudios. Un excelente ejemplo literario es Bartleby (el personaje de Melville), esa figura pálidamente pulcra, lamentablemente decente, incurablemente desolada, que copiaba pliego tras pliego de manera mecánica y en silencio, negándose sin emoción alguna a hacer cualquier otra cosa.

El interés reciente por distinguir entre las facetas conductual, social y afectiva de la apatía y por examinar la relación de cada una de ellas con diversos trastornos coincide con la posibilidad de obtener imágenes del cerebro vivo y actuante. Así, se sabe que en cada caso pueden predominar una u otra faceta, lo cual responde al tipo de la falla de comunicación que exista entre los ganglios basales y las zonas cerebrales asociadas con los afectos, con el movimiento o con el pensamiento (los curiosos pueden consultar a Levy y Dubois, acceso libre). ¿La causa? Cualquier proceso que dañe los tractos cerebrales que unen los ganglios basales y ciertas zonas de la corteza. A partir de la séptima década de la vida habría que pensar, por ejemplo, en la progresión de la enfermedad de Parkinson, en un accidente vascular cerebral, en el lento deterioro de la demencia tipo Alzheimer o en la destrucción paulatina de la sustancia blanca por una diabetes mal cuidada.

Bueno, ¿qué puede hacerse? No hay un terapéutica única para la apatía, como era de esperarse si las condiciones que la propician son tan diversas. Y en adultos mayores, los fármacos de que disponemos no siempre dan resultado. Pero algo podemos hacer por retrasar su progresión, o, mejor aún, por evitar que aparezca. No hace falta ningún medicamento carísimo: basta con ejercitarse en el amor y la amistad y con mantenerse activo física y mentalmente en el mayor grado posible.

 

 

3 pensamientos en “Contra la apatía y la soledad

  1. Entonces podrías decir que una buena red social y la actividad es un buen antídoto para evitar la apatía en la adultez tardía? Me haces pensar en la teoría del desarrollo de Erickson, será que si pasamos y resolvemos las crisis anteriores y contamos con un buen equipo nos vaya mejor en la recta final de la vida? Un abrazo Elena!

    Me gusta

    • Una buena red social que no sea virtual, sino de presencia real. Estar al tanto de la marcha del mundo no sólo a través de una pantalla, sino mediante relatos de viva voz.¿Te das cuenta de la cantidad de recursos cognitivos que empleamos en una conversación con un amigo?

      Me gusta

      • Me haces pensar que esta nueva generación que limita sus vinculos a los cibernéticos está en un grave riesgo….

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s