Investigar el duelo: ¿En China o en México?

Lunes, 11 de julio. Hoy presentamos ante el grupo nuestra primera aproximación al proyecto de investigación que habremos de preparar en parejas. Presidían la reunión los profesores Rudi Westendorp y Tom Kirkwood. Los dos son expertos en mayéutica, es decir, en llevar al estudiante confuso hacia un buen parto intelectual, desde estilos muy diferentes: Westendorp es agudo y ocurrente, Kirkwood es reflexivo y pausado. Westendorp nos recomienda partir de lo que más odiamos al escoger un tema, porque es bueno que el proyecto esté cargado de pasión. Kirkwood nos ayuda a formular las preguntas de forma que puedan ser tratadas siguiendo el método científico.

Mi compañera ShiYang  estudia salud pública en la Universidad de Beijing. Llegamos a un buen acuerdo: un proyecto para estudiar el duelo en los adultos mayores. Queremos saber si quienes sufren por la muerte reciente del cónyuge se recuperan más rápido cuando cuentan con una buena red de apoyo; a ShiYang le preocupa la situación de desventaja y aislamiento social en que quedan las viudas mayores en China. Kirkwood nos advierte que el duelo ha sido investigado muchas veces, y que habremos de buscar un ángulo novedoso.

Los demás estudiarán la pérdida auditiva, la rehabilitación en pacientes con cirugía de cadera, las peculiaridades del envejecimiento en quienes han crecido en una comunidad religiosa… La estrella es Abby, estudiante de Oxford interesada en la salud reproductiva femenina. Se propone investigar los efectos del uso de anticonceptivos sobre el envejecimiento. Does the pill make you live longer? Los profesores sueltan una carcajada. That’s the kind of question the media love!–  Abby tiene muy claro el planteamiento del problema y no necesita ser instruida en cuestiones de método. Westendorp se dedica a recomendarle cómo habrá de comportarse ante los medios cuando la asedien con cámaras y micrófonos: habrá de tener lista a single sentence, para repetirla una y otra vez sin dar pie a que el mensaje se tuerza.

Miércoles 13 de julio, por la tarde. Me reúno con ShiYang para darle forma al proyecto. Ella propone estudiar una cohorte de 3000 personas casadas mayores de 65 años que residan en cierta área, y observar el duelo en aquellas cuyos cónyuges fallezcan.- ¿No son demasiados 3000 sujetos? ¿Y el tiempo de seguimiento? ¿Y si se pierden porque se van a vivir a otro lado?- le pregunto. ShiYang me asegura que en China se trabaja así, we work with millions of people, me dice, y al sistema de registro del gobierno no se le pierde nadie. Bueno. Ahora hay que ver si los instrumentos de medición existen en China.

Jueves 14 de julio. Un rato de búsqueda en la biblioteca electrónica de la universidad, y en unos minutos me doy cuenta de que los chinos ya tradujeron, validaron y usaron muchas veces cuanta escala se te ocurra, y ya estudiaron el duelo de todo bicho viviente. Tal vez sea novedoso ver la diferencia entre géneros. Pero, nos advierte Kirkwood en la reunión de hoy, si estudias duelo no puedes ignorar aspectos como la calidad de la relación conyugal y el contexto del fallecimiento. Tendría yo que diseñar una entrevista estandarizada. Pero, ¿entrevistar en China a 3000 sujetos? ¿Y las diferencias culturales? Les cuento que en México vemos a la mujer mayor que enviuda convertirse en matriarca. De ahí el dicho No hay mujer, por mala que haya sido, que no merezca diez años de viudez. 

Viernes 15 de julio. Planteamos a los profesores nuestras dudas. No queremos acabar haciendo un estudio de prevalencia del duelo prolongado y no tenemos claro si usaremos métodos cualitativos en una muestra pequeña, o muchos métodos cuantitativos en una muestra enorme. Have your fight and make a decission, this afternoon!  El proyecto ha de ser factible, útil, pertinente! nos dice Westendorp dando palmadas en la mesa. ShiYang concede: Let’s do the work for Mexico. Nos quedan cuatro días.

 

2 pensamientos en “Investigar el duelo: ¿En China o en México?

  1. Me dejas a la expectativa…. Si bien es cierto que el duelo se ha estudiado mucho, es un tema que nos toca a todos y a mi entender en la vejez se enfrenta inevitablemente a muchos. A la espero de conocer el desenlace. Besos

    Me gusta

  2. Así que no hace falta estudiar si son más felices las mujeres que los hombres después de la pérdida de sus parejas: Los refranes y las cafeterías lo demuestran.

    Y lo de las 3000 encuestas, aunque sobre material, es hasta antiéstético.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s