Afán de sencillez

He vuelto a darle a diasdeandar la apariencia que tenía hace un año. La plantilla que elegí en diciembre pasado comenzaba a parecerme aparatosa. Ahora, cuando por todas partes se nos pide a voces que hagamos malabarismos con nuestra capacidad de atención y nuestro tiempo de vida, nos irá mejor si optamos a conciencia por la sencillez de lo verdaderamente necesario y procuramos que la noble curiosidad no pierda el filo vagando entre trivialidades. Regreso pues a la plantilla original (que por cierto se llama Ascetica), de apariencia más simple, e intentaré que en diasdeandar la incitación a la lectura venga del texto mismo y no de cualesquier reclamo periférico. Si hay complejidad, que sea la del tema en cuestión.

Para que una situación, una conversación, un texto o una canción nos hagan sentido, comenzamos por poner atención a sus elementos, a cómo fluyen y se articulan entre sí. ¿Cuántos podemos tener en mente a la vez, cuántos caben en la memoria de trabajo? Hace cincuenta años solía decirse que entre 3 y 7, números mágicos. Pero Nelson Cowan, psicólogo especialista en la materia, nos explica que si llegamos a retener 7 elementos es porque los agrupamos en 2 ó 3 paquetes (no puedo menos que acordarme de las series de sietes del catecismo de mi niñez: siete virtudes, siete pecados capitales, siete sacramentos). Se discute si el límite máximo es de apenas 4 o 5 elementos, durante unos 30 segundos. Aún no sabemos por qué es así.

La capacidad de la memoria de trabajo crece a lo largo de la niñez para alcanzar su máximo desarrollo al inicio de la edad adulta. En la escuela aprendemos a empaquetar la información para manejarla con más eficacia dentro de los estrechos límites impuestos por la biología -aprendizaje que será de gran utilidad más allá de la séptima década de la vida, cuando la memoria de trabajo pierda fuerza y tengamos que apoyarnos mucho más que ahora en los viejos hábitos para navegar por el mundo.

¿Estaré curándome en salud, preparándole una larga vida a diasdeandar? Ojalá…

7 pensamientos en “Afán de sencillez

  1. Larga vida y difiero un poco
    Siempre te gusta visitar un lugar bonito o quiza agradable.
    Reducir al mínimo los medios de expresión también te puede circunscribir a una idea fija y algo que te ambiente te puede dar pauta.
    Belleza, orden, pulcritud, desorden, colorido…. tantas cosas inherentes a cada quien y cada cual.
    Saludos Elena

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s