Negación

Así llamaba Freud a esa maniobra psíquica por la cual logramos a la vez darnos cuenta de algo y afirmar que no es cierto, convencidos de decir verdad. Un buen ejemplo es la actitud de muchos de nosotros ante los indicios cada vez más numerosos de que los ecosistemas no funcionan como antes, de que el clima está cambiando, de que no hay agua potable para todos. Decimos que las inundaciones o incendios son sólo variantes de procesos normales, que quienes hacen propaganda catastrofista tienen oscuros propósitos, que no tiene caso preocuparse por algo que no sabemos si suceda dentro de doscientos años, o que el problema es nada más el orden social injusto que padecemos y todo se arreglará si lo corregimos… incluso, al estilo Bible Belt, que no hay nada que temer, porque Dios prometió a Noé que no enviaría nunca otro diluvio.
La semana pasada recibí de la American Association for the Advancement of Science (misma que publica la revista Science) un documento titulado What we know: the reality, risks and response to climate change, que acabó con mi variedad personal de negación. Estos cambios climáticos ocurren a escala geológica, es decir, a lo largo de cientos o miles de años, y tendremos tiempo de adaptarnos – pensaba yo cada vez que leía una noticia más sobre el retroceso de los glaciares y la reducción cada vez mayor de los hielos árticos en el verano. Ilusiones que no puedo ya conservar. El documento, de una claridad y concisión apabullantes, es obra del Climate Science Panel presidido por Mario Molina, Premio Nobel de Química en 1995 por sus contribuciones al estudio de la destrucción de la capa de ozono.
What we know advierte que enfrentamos el riesgo de cambios abruptos, impredecibles e irreversibles. Durante miles de años, la concentración atmosférica de CO2 se mantuvo estable en 280 partes por millón (ppm), pero en los últimos 150 años, a resultas de la utilización cada día mayor de combustibles fósiles, se ha incrementado hasta rebasar el año pasado la marca de 400 ppm. Además de contribuir a la elevación de la temperatura promedio del planeta, el CO2 se disuelve en el mar y lo acidifica a un grado nunca visto en millones de años, con consecuencias ya evidentes para el coral y los animales con concha, y aún desconocidas para los peces que nos alimentan. Muchas especies han comenzado a moverse hacia los polos o hacia mayores altitudes, huyendo del calor y la aridez. Al elevarse el nivel del mar, se contaminan de agua salada los acuíferos que alimentan a las comunidades costeras, que sufren además inundaciones más frecuentes. Las ondas cálidas son más intensas y prolongadas, lo cual propicia incendios incontrolables. Cae la producción de alimentos al dislocarse la precipitación pluvial (o inundaciones o sequía), el hambre desestabiliza políticamente a las poblaciones que la sufren y provoca migraciones masivas… ¿Suena familiar?
Hemos leído noticias de ese tipo casi a diario, desde hace tiempo. Pero qué difícil es descifrarlas, cuando nuestra vida cotidiana ha cambiado tan poco aún -hablo por quienes no hemos sufrido inundaciones (como las de esta semana, en Bosnia), ni incendios (como los de ayer en San Diego, California), ni nos vemos obligados a movernos hacia el norte, como los centroamericanos que atraviesan México a bordo de La Bestia, o los africanos que hacen lo que sea por llegar a Melilla o a Lampedusa.
Ya no puedo tranquilizarme negando lo que ocurre. Por suerte para mi equilibrio psíquico, me gustan mucho esos otros mecanismos de defensa que se llaman intelectualización (¡ponte a estudiar, para que entiendas y sepas qué hacer!) y supresión (keep calm and carry on), y estoy desarrollando un enorme interés en la resiliencia de los ecosistemas. What we know dice que todavía podemos paliar los daños. A trabajar, pues.

6 pensamientos en “Negación

  1. Pingback: Negación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s