Una cuestión personal: Kenzaburo Oe

Cuando Kenzaburo Oe (Premio Nobel de Literatura 1994) escribió Una cuestión personal  a los 29 años de edad, tenía ya en su haber el Premio Akutagawa  y varios  títulos publicados. En esta novela narra cómo el protagonista recibe la noticia de que su primer hijo ha nacido con una “hernia cerebral” y morirá muy pronto, o quedará “como vegetal” si sobrevive. Al bebé, que a su padre le parece monstruoso, le brota una tumoración de la región occipital que lo hace ver como si tuviera dos cabezas, pero se alimenta y llora y se mueve vigorosamente. Sin embargo, el padre da por hecho que el niño morirá muy pronto. Si no es así, el padre se verá impedido de hacer nada con su propia vida, aplastado por el peso enorme de cuidar de un hijo anormal. Tres días de agonía porque el niño no se muere, de planes de asesinarlo, de vergüenza por la propia falta de valor. Hasta que, tras varias horas de llevar en brazos al bebé en su canastilla (no diré por qué, para no revelar la trama), se decide a aceptarse a sí mismo como padre, a aceptar a este niño como su hijo y a hacer todo lo necesario para que siga vivo.

¿En dónde están mientras tanto la madre y los abuelos maternos? ¿Y el abuelo paterno?  No diré más, porque esta novela es un thriller existencial. A cada quien el descubrirla.

En cuanto a la “hernia cerebral”, atendiendo a la descripción del novelista es en realidad un encefalocele, que es una malformación muy rara (en México, en una serie de 22 327 neonatos se contaron 2 encefaloceles).  A través de un hueco entre los huesos del cráneo salen las meninges y en ocasiones también algo de tejido cerebral; esto ocurre debido a que el tubo neural, estructura embrionaria a partir de la cual se originan la médula espinal y el cerebro, no concluye su desarrollo y no cierra por completo. Las fallas de cierre a otros niveles resultan en espina bífida, meningocele (reparables quirúrgicamente) o anencefalia,  irremediable y mortal en unas horas. En los casos en que el niño sobrevive, hay defectos permanentes en la función nerviosa cuya gravedad depende de la magnitud en la alteración del desarrollo embrionario. Es por ello que la lucha en contra de estas terribles malformaciones se ha dirigido a prevenirlas. Se sabe que la obesidad y la diabetes en la madre las propician. Además, en la década de los 80 del pasado siglo fué quedando claro que la ingesta de ácido fólico en los meses anteriores al embarazo protege al feto contra las fallas de cierre del tubo neural, así que actualmente se recomienda a todas las mujeres en edad reproductiva que lo tomen. En México se ha logrado abatir la prevalencia de estas malformaciones desde una tasa de 16.01 por 10 000 nacimientos, hasta una tasa de 9.31 por 10 000 nacimientos en los cinco años posteriores a la campaña en pro del ácido fólico (Hernández-Herrera y cols., 2008).

La novela de Kenzaburo Oe tiene mucho de autoficción. Su hijo mayor, Hikari, nació en verano de 1963, aquejado de una malformación cerebral que, se decía, lo llevaría a la muerte muy pronto. Hikari sufre de autismo y epilepsia y apenas se sirve del lenguaje verbal.  Sin embargo, se expresa a través de la música y es un compositor reconocido.

Una cuestión personal ha sido publicada por Anagrama.

 

10 pensamientos en “Una cuestión personal: Kenzaburo Oe

  1. Un problema que tengo, desde siempre, es tratar de leer más de lo que puedo abarcar.
    Entre lo que leo actualmente y los planes de futuro, tengo ocupada una larga temporada, pero la reseña que haces de “Una cuestión personal” es tan atractiva que tendré que desbaratar los planes para incluir este libro.
    Saludos.

    Me gusta

  2. He quedado impresionado con esta entrada.
    Por casualidad, últimamente me he acercado por vez primera a la cultura japonesa, y todo me resulta nuevo y sorprendente. Pero leyendo esta magnífica entrada has estimulado aún más mi curiosidad…
    Muchísimas gracias por aportar tanto.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s