Una patografía de Galdós

Me llaman la atención el detalle y la veracidad con que Galdós representa las enfermedades que sufren sus personajes en Fortunata y Jacinta (1886-87). La sorpresa de leer esas descripciones del carácter que incluyen junto a las flaquezas físicas de los personajes los hábitos y manías que de ellas surgen, me llevó a investigar si don Benito habría sido estudiante de medicina durante sus primeros años en Madrid. No fue así; Galdós hacía como que estudiaba Derecho mientras se ocupaba en leer y en ir al teatro. ¿Cómo aprendió medicina? O tenía amigos médicos que le compartían sus casos, o hizo en secreto una residencia hospitalaria para novelistas.

Está, por ejemplo, la historia de José Ido del Sagrario. Poco a poco, por voz del narrador omnisciente o por boca de otros personajes, Galdós nos dice que este personaje padeció un tifus, y a partir de entonces se volvió propenso a padecer “ataques” que él llamaba “eléctricos” y yo califico de epilépticos, cada vez que comía carne roja.

Presenciamos por primera vez uno de estos “ataques eléctricos” cuando Ido del Sagrario va a casa de los Santa Cruz a vender colecciones de libros. Galdós aprovecha la situación para hacernos ver el contraste entre el carácter compasivo y respetuoso de Jacinta, que sospecha que José Ido tiene hambre y le dice:
“-A ver, Sr. De Ido -(…)- ¿se comería usted una chuletita?”-  y la crueldad esencial de Juanito Santa Cruz,  que ordena que le sirvan al hambriento dos chuletas porque sabe que la carne lo enloquece, y se ríe de mirarlo caer en un infierno de celos.

El ataque comenzaba siempre con un mirar extraño y un temblor del párpado y la mejilla izquierdos. Venían después estremecimientos de brazos y piernas, enronquecimiento de la voz, enrojecimiento del rostro y del cuello y un alarido espantoso: “¡Adúuultera!”… -el grito que anunciaba la aparición del delirio de celos. Mientras denostaba a su mujer, Ido “gesticulaba en medio de la habitación, iba de un lado para otro, (…) daba rápidas vueltas sobre un tacón y tenía todas las trazas de un hombre completamente irreponsable de lo que dice y hace.” (p.298-303). Así salía a la calle, atropellado y colérico, hasta llegar a casa para matar a cuchilladas (con un palillo de tambor) al duque amante de su esposa. El ataque terminaba por agotamiento, en un profundo sueño que Galdós llama “el segundo período, que era el comático” (p.352). Horas después, Ido del Sagrario había olvidado sus celos, su cólera y sus alucinaciones, y recordaba solamente que la carne le hacía mal.

Tenemos, pues, una buena descripción de una crisis epiléptica focal, no convulsiva, con alteración del estado de conciencia, automatismos motores, alucinaciones visuales e ideas delirantes. En cuanto a su origen, sabemos que el personaje padeció tifus, enfermedad infecciosa que puede cursar con encefalitis y dejar en el tejido cerebral cicatrices que actúen como focos epileptógenos. Lo de las chuletas es otro detalle realista. Pueden leerse anécdotas semejantes en la red, en los foros sobre epilepsia.

Hay más, mucho más para los médicos curiosos en esta novela. La esquizofrenia de Maxi Rubín, la lenta decadencia de Feijóo, las muertes de Mauricia y de Moreno-Isla… Volveré sobre estos casos otro día.

Las citas textuales fueron tomadas de Fortunata y Jacinta. Dos historias de casadas, I, por Benito Pérez Galdós. Ediciones Cátedra, Madrid, 2005.

2 pensamientos en “Una patografía de Galdós

  1. Benito Pérez Galdós no estudió medicina formalmente pero tuvo a varios médicos en su círculo de amistades. Imagino que las precisas descripciones de los síntomas y enfermedades de sus personajes tienen relación con estos amigos médicos.
    El doctor Tolosa Latour (casado con la actriz Elisa Mendoza) fue íntimo amigo de Galdós, pero sobre todo es conocida la amistad de la familia del doctor Marañon con Galdós y su familia. Según cuentan en su biografía, Galdós tenía un peculiar sentido del humor y llamaba al doctor Marañón “La Facultad”.
    Saludos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s