Borderline – Labrèche

El trastorno de personalidad borderline, o limítrofe en español, ha dado pie a la creación de personajes memorables, como el interpretado por Glenn Close en Atracción fatal . En cada telenovela mexicana suele haber varios. En la pantalla dan un buen espectáculo: explosivos, vehementes y contradictorios, están siempre dispuestos a llevar la trama hasta el borde de la tragedia.
En la vida real son borderline entre el 1 y el 3% de los adultos, generalmente personas que han sufrido maltrato, abuso o negligencia brutal durante la niñez. Pero no todos los que la pasan muy mal en los primeros años de vida llegan a ser borderline. La adversidad en la niñez debe coincidir con la presencia de un temperamento vulnerable, caracterizado por inestabilidad afectiva e impulsividad, y con sucesos desencadenantes (más violencia y pérdidas) para que el síndrome aflore. Con el correr de los años y si sus condiciones de vida mejoran, por ejemplo gracias a una buena psicoterapia, muchos borderline dejan de serlo.
El mundo interno del borderline está poblado por personajes que en un momento se transforman de amorosos en terribles, de confiables en peligrosísimos. Le es difícil descifrar las intenciones de los otros, y las clasifica automáticamente como manifestaciones de amor u odio intensos porque no distingue claramente entre emociones de diferentes tipos. Solamente conoce las que lo hacen sentir muy mal y las que lo alivian un poco, pero no sabe nombrarlas ni distinguir sus matices. Tampoco tiene un aprecio equilibrado de su propia valía y no sabe bien a bien de qué es capaz o de qué aptitudes carece. A pesar de la intensidad de sus afectos, se aburre mucho.
Marie-Sissi Labrèche retrata fielmente ese mundo en su primera novela, Borderline (2000), obra de “autoficción”: la autora juega con sucesos de su vida imaginándoles otros escenarios, otros personajes, otros desenlaces. Labrèche, al igual que la protagonista de la novela, creció junto a su abuela mientras su padre cumplía condena por robar un banco y su madre, enferma esquizoafectiva, pasaba temporadas en el hospital. Hasta allí las semejanzas. No nos consta que nada más de lo que la novela relata haya sucedido así. La autora decidió a los 17 años dedicarse a escribir, fue a la Universidad de Montreal y estudió psicología, e hizo después una maestría en creación literaria.
Labrèche, con la genética y el ambiente de la niñez en contra, se ha hecho una vida en torno al amor por la palabra y a la pasión por contar historias. Su primera novela ha sido traducida a varios idiomas y adaptada al cine. En México, la han adaptado al teatro Andrea Salmerón y Mónica Bejarano, y se estrena este fin de semana.

Un pensamiento en “Borderline – Labrèche

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s