Investigación del bostezo

Hace unos días me llamó la atención un artículo sobre la función termorreguladora del bostezo, y decidí escribir sobre ello. Después de leer y leer sobre el asunto, me encuentro con que aún no sabemos de fijo para qué bostezamos, y casi decido cambiar de tema y dar por perdidos cuatro dìas de lectura. Pero, ¿no se trata, en este blog, de andar por el mundo maravillándose ante sus misterios? Adelante, pues. Toleremos la incertidumbre, agucemos la curiosidad. Un comportamiento conservado a lo largo de millones de años de evolución tiene que ser importantísimo para la vida.
El bostezo es filogenéticamente muy antiguo, pues ocurre en la mayoría de las especies vertebradas. Peces, reptiles, anfibios y aves bostezan. En el feto humano el bostezo aparece entre la 11a. y la 12a. semanas de gestación y es un signo de que el tallo cerebral se desarrolla normalmente. Su evolución a lo largo de la vida corre pareja a la del sueño REM: se bosteza y se sueña mucho más en el primer año de vida que en la vejez.

Sobre las circunstancias que lo desencadenan no es necesario informarse en revistas especializadas. Bostezamos cuando nos falta sueño, cuando estamos en lugares cerrados y tibios, cuando el entorno ofrece pocos estímulos. Apenas nos damos cuenta de que ocurre, a menos que temamos ofender a los presentes dándoles a entender que nos aburrimos. En una situación tal, como el bostezo es involuntario e irrefrenable, no queda sino esforzarse en ocultarlo. Y si estamos en confianza y lo dejamos salir, provocaremos una salva de bostezos en la concurrencia. Porque es tan contagioso como la risa, sobre todo entre familiares y amigos. Solamente los niños autistas, los que toman antipsicóticos y los enfermos de Parkinson no se contagian del bostezo. No pueden: les harían falta unas vías dopaminérgica y oxitocinérgica intactas. Los analgésicos opioides suprimen el bostezo; en cambio, los antidepresivos que incrementan la acción de la serotonina, como PROZAC, PAXIL, EFFEXOR, ALTRULINE, etc., lo propician, y no porque el paciente tenga más sueño que antes.

El bostezo arranca del núcleo paraventricular del hipotálamo -esa zona del cerebro que gobierna el hambre y la sed, el sueño y la sexualidad- gracias a la estimulación por dopamina de las neuronas oxitocinérgicas. Éstas a su vez liberan oxitocina hacia una serie de estructuras en el tallo cerebral, iniciando una secuencia compleja de movimientos que involucra la musculatura de la cara, el cuello, el tórax e incluso las extremidades; gracias a la contracción del diafragma, los pulmones se llenan de aire, ocurren cambios en la presión venosa y se acelera momentáneamente la circulación del líquido cefalorraquídeo. De ahí las diversas hipótesis sobre su función fisiológica: el bostezo remedia un incipiente estado de hipoxia -desechada por completo-; el bostezo restablece el estado de alerta -no está claro aún- o enfría un cerebro en peligro de sobrecalentarse -afirmación muy debatida-. Ninguna de ellas es plenamente convincente.
Lo cierto es que el bostezo no es nada más aburrimiento. Surge en momentos de transición entre el estado de alerta y el dormir, entre el hambre y la saciedad, entre la tensión y la satisfacción sexuales.

4 pensamientos en “Investigación del bostezo

  1. ¿Oxitocina? ¿Hay alguna relación entre el estado del organismo durante el bostezo y el estado durante el parto? ¡Qué interesante! Y otra cosa: cuando se intenta reprimir el bostezo, tiemblan las aletas de la nariz, ¿por qué?

    Me gusta

  2. Querida Elena,
    Releyendo tu texto sobre el bostezo, encontré un par de errores ortográficos: aguzar, pero agucemos, con c no con z; diversas, no diverdas. En cuanto a ramales a desarrollar, veo que podría ser interesante explicar el factor REM y la oxitocinergia, por ejemplo. Besos y gracias por seguirme alegrando los días de andar y desandar…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s